Buscar

Puppy y los kumpas

Soy tres en un montón pero con una picardía en los huevos que me rasco todos los días y te la canto por un blog para que se te peguen las ladillas.

Categoría

Puppy

El Tararira se nos enamoró

¡¡¡Al fin vino el negro Tararira!!! Extrañábamos esa magia de verlo hacer un armado (1) con una sola mano. Después de varios días ausente -por el tema de la mudanza- apareció y dijo que cada vez que quiere venir a la costa se acuerda que está viviendo ahora en la loma del orto y le da fiaca. Le digo: “¿dónde vas a estar mejor que con nosotros negro?” y le reluce la jeta como un fluorescente. Continúa…

La cadena y la boga

Me dice el gordo Manteca que le vino la factura de la luz y se quiere cortar los huevos con la lata herrumbrada de las lombrices. Le digo que se joda por haber votado al Macri y me sale con la historieta que es culpa de la Cristina y que era necesario. Encima el zapallo me cuenta que va a dejar de usar la heladera total desde hace unos meses ya nunca hay nada adentro. Continúa…

El feriado no festivo ¿o sí?

El gordo Manteca se levantaba a cada rato y, con semejante contrapeso, la canoa se zarandeaba como huevo hirviendo en la olla. En principio pensé que era porque el río estaba picado pero cuando descubro la razón le pego un grito para que se quede quieto, que así no vamos a pescar nada para darle al diente en Semana Santa. Continúa…

Melchor, Gaspar, Basaltar y se cayó

Estábamos hablando con el gordo Manteca y con el Tararira sobre la fecha que hoy nos convoca a la charla mateada con galletas, con la patas en el agua, colgando de la canoa y pescando. El río está bajando rápido pero deja un olor a mierda, a barro y a pescado podrido insoportable, esto parece la laguna de decantación de las cloacas.

Continúa…

Memeografía Argenta Al Palo

El país es un meme que va y viene, como la canoa cuando estás revisando el espinel, viste? El meme es una unidad cultural que se transmite de persona a persona y se viraliza como la peste y queda hediendo a pedo por el éter internético, buscá en Wikipedia y sacate el burrazo cerebral.

Continúa…

Se va el año que lo parió

Ya es 29 de diciembre, día de ñoquis diría la abuela, y estamos a dos brazadas de alcanzar la costa del nuevo año que se avecina con la creciente, las arañas, las hormigas y las víboras.

Digo esto y acá saltaron los boludos que tengo al lado diciendo que ñoquis son los de La Cámpora que estaban colocados como botín barato en el organismo ese de los medios y que los rajó el tipo este de la garza grande, el que puteaba a la Cristina por la red esa del pajarito.

Continúa…

El fisgón del teléfono y llueve la puta madre

Encima que estamos con las patas en el barro y tomando agua de parados, en la zona de las inundaciones comenzó a llover a lo pavote y hay malas perspectivas: no viene el tío Mauri y no sé con quién carajo compartir las tortas fritas con mate.

Por suerte hace un rato mandó señales de humo el Tancho y nos vamos a dedicar a la pesca de mojarras, que está lleno, así por lo menos lastramos algo al mediodía porque se nos acabaron los chori que nos pasó el Tero Pierrutti, ese de La Cámpora, gran tipo.

Continúa…

Se escapó un flato y no es chiste

Hoy fue noticia la fuga de unos muchachos del penal, ese de morondanga, de General Alvear. Parece que estaban cagados de calor y el aire estaba con poco gas y no enfriaba una mierda.

La data es que hablaron con Heidi para ver si el Abuelito le soltaba unos morlacos para comprar uno nuevo pero en vez de eso, les ofrecieron unas vacaciones en la costa con todo pago. Ni lerdos ni perezosos los muchachos aceptaron pero había un temita de por medio: estaban presos.

Continúa…

Se me cayó la taba y salió culo

Mientras el tío Mauri estaba descansando plácidamente en Villa la Angostura (es que 10 días de laburo son agotadores, cualquiera lo sabe) la mesopotamia se inundaba por la corriente de este pendejo del orto que los chetos llaman “El Niño”.

Le mandó un mensaje por wasup a la tía Michi y le dijo que vaya a ver qué mierda pasa en Concordia porque ya tenía los huevos por el piso de sentir el vibrador del celular. La tía le puso un Yumpa 4 fuera de borda a la silla y salió como disparada por un rayo. Junto con ella vinieron otros más, incluso una sarta de milicos de seguridad hediendo a bola.

Continúa…

Blog de WordPress.com.

Subir ↑